Poemario de Luis Loreto Gil Alvarado

Luis Loreto Gil Alvarado: “...Es muy cierto el dicho que dice: Un hombre sin aspiraciones no es hombre...”Luis Loreto Gil Alvarado

Nació en un pueblo del Municipio Morán llamado El Cocuy, el 30 de enero de 1917, desde muy pequeño añoraba tener un par zapatos y una cama para dormir, por lo que se escapaba de su casa a Quibor, pero luego lo buscaban sus padres, es por esto que definitivamente se va de de su hogar cuando tenía 10 años.

Llega a Quibor, a pie, con el deseo de superarse y con el apoyo de sí mismo, luego decide ir a Barquisimeto, en donde aprende a leer y a escribir.

En 1934, el día en que muere Gómez, se va para el Zulia, en donde viven con un conocido de sus andares por El Tocuyo, a quien le hacia mandados; en ese tiempo el aprovechaba para leer y practicar su lectura, de ahí nace su gran inquietud por leer, la cual dura hasta hoy día.

Siendo joven recorre muchas partes de Venezuela, hasta que finalmente llega a Araure, en donde consigue una novia, la cual se enferma, necesitando de una enfermera para que la curara. Esta enfermera se llamaba Cándida Rosa Osal, dama de una piel muy blanca y bella de cara, quien cuenta que cuando joven parecía una muñeca. El Sr. Loreto al ver a esta joven se enamora, tanto así que se dispone a tomarla como esposa, casándose así el 20 de Septiembre de 1945.

De dicha unión nacen tres hijos, quienes tienen la misma humildad, simpatía e inteligencia que esta pareja poseían.

A los años de casados y ya siendo niños sus hijos se trasladan a Barquisimeto, en búsqueda de oportunidades para ejercer el comercio, yéndose con un capital de sólo 6.000 Bs., logrando tener a los años 500.000 Bs., gracias a su esfuerzo y al apoyo incondicional que le ha dado su esposa desde el principio que sus vidas se unieron. El ha logrado superar sus metas en esta bella ciudad, teniendo como segundo hobbie, además de leer, viajar, faltándole visitar solo los países de Oceanía. En uno de sus viajes va desde Francia a Estados Unidos en el Concord. No sólo logró tener una cama cómoda para dormir y muchos pares de zapatos que ponerse, sino que esto también se los ha dado a sus hijos y nietos.

Luis Loreto Gil Alvarado fallece el 15 de diciembre de 2.015 en la ciudad de Barquisimeto.

Índice

    Pensamientos

    El dinero es tan necesario
    pero llega un momento
    en que no sirve.

    ---

    No olvides que al fin
    de la vida lo que
    necesitamos son dos
    metros de terreno.

    ---

    Los buenos libros
    no dejan morir los talentos.

    ---

    Hay pobres tan ricos
    y ricos tan pobres.

    ---

    Si haces un bien de mala
    gana estas perdiendo el tiempo.

    ---

    Dicha es tener que dar
    triste es tener que pedir.

    ---

    La limosna no se le da
    al que la pide sino al
    que la necesita.

    ---

    Dicha es subir de alpargata a zapato
    triste es bajar de zapato a alpargata.

    ---

    No te fíes del que te adula
    ese es tu peor enemigo.

    ---

    Siempre sabemos de donde venimos
    pero nunca sabemos para donde vamos.

    ---

    En la vida nos destrozamos unos a los
    otros, solo en el cementerio todos
    somos iguales.

    ---

    Si llegas a tener dinero procura
    disfrutarlo no lo podemos llevar.

    ---

    Hacer bien al que lo necesita es
    ganarse la gloria.

    ---

    Barquisimeto, 24 de Noviembre 1984

    Poemas para el Tocuyo, ciudad de Venezuela

    Canto al Tocuyo

    ¡Ah mundo Barquisimeto!
    dicen muchos al pasar,
    yo le canto a mi Tocuyo,
    bella ciudad colonial.

    Cuando salgo del Tocuyo
    lo llevo en mi pensamiento
    ciudad de hijos ilustres,
    cunas de grandes talentos.

    Yo me deleito mirando
    de El Palmar a la Represa,
    ciudad de los Lagos Verdes
    como la llamó el poeta.

    Y pienso con emoción
    como te premió el destino,
    tierra de Don Pío Tamayo
    y de Egidio Montesinos.

    Aquel Tocuyo de antaño
    que supimos conocer,
    ciudad de los Siete Templos
    hoy te expreso mi querer.

    Por su creador intelecto
    son dignos de evocación,
    personas inolvidables
    de un suelo de ensoñación.

    Don Hildebrando Rodríguez
    músico y compositor,
    y Roberto Montesinos,
    gran poeta y escritor.

    Ese Tocuyo de historia
    se ha resistido a morir
    y sus hijos, con orgullo,
    siempre lo hacen revivir.

    Barquisimeto, 1991


    A "Aguinaldos Tocuyanos"

    Por su cultura e ingenio
    que los esparce a caudales,
    hoy quiero felicitar
    a Don Gilberto Querales.

    Por su labor extensiva
    a todos los ciudadanos,
    al publicar anualmente
    "Aguinaldos Tocuyanos".

    Mosaico fresco de humor,
    donde desfilan pasajes
    de sucesos pintorescos
    y escritos de personajes.

    La paciencia ha sido clave
    del lector que espera siempre
    para obtener el folleto
    que nos deleita en Diciembre.

    Folleto que deja impresa
    la tradición tocuyana
    con su quehacer y su gente,
    hoy de fiesta se engalana.

    Hoy que está de aniversario
    el folleto cuarentón,
    felicito al personal
    y al máximo director.

    Escrito por Luis Loreto Gil Alvarado

    Barquisimeto, 1991

    Poemas con un toque de humor y elocuencia

    A mi compadre engripado

    Comadre, la compadezco:
    si al compadre le da gripe,
    todo el día estará comiendo
    sentado en ese pupitre.

    Mi amor, tibia cinco huevos,
    prepárame limoná,
    prepárame un medio punche
    con una media mitad.

    Traeme sopa, traeme leche,
    traeme juguito con bleo,
    apura pronto, mi amor
    mira que tengo un mareo.

    Si mi comadre tropieza
    el mueble en que está sentado,
    cuando despierte le dice
    ¿Ya el café está preparado?

    Muerta de frío, mi comadre
    se va para la cocina
    a sancochar doce huevos
    para que coma el y Pina.

    El compadre come cinco
    y hasta seis veces al día,
    sin contar jugos y torta
    y el frasco de leche fría.

    Tengo una gripe terrible
    y también un hambre atroz,
    traeme el almuerzo y la cena
    para comerme los dos.

    Barquisimeto, Mayo 1971

    Poema para México

    Recorriendo a México

    México lindo y querido,
    como dice la canción,
    te admiran con emoción
    los turistas y nativos.

    Con tus grandes avenidas,
    que estan cubiertas de historia,
    como encontrando la gloria
    se hace mas grata la vida.

    Son pueblos acogedores
    con su gente tan sencilla,
    donde la hospitalidad brilla
    por todos los rededores.

    Donde el beso es obra libre
    por mayores y menores,
    cuando van por lindos parques
    platicando sus amores.

    Yendo al estado de México
    con su Capital Toluca,
    donde parecen pelucas
    las nubes con aire fresco.

    El Estado Michoacán
    con su capital Morelia,
    esa ciudad es tan bella:
    conocerla es un afán.

    El lago inmenso de Páscuaro
    obra de naturaleza,
    se semeja a una princesa
    en un palacio endiosado.

    Allí el inmortal Morelos,
    con su mano amenazante,
    diciendo: !echemos palante,
    por el triunfo hacia los cielos!.

    En el pueblo de Sohuayo,
    donde hay mujeres tan bellas:
    más bien parecen estrellas
    fugaces de la galaxia.

    Viendo el lago de Chapala
    que parece un mar bravío,
    evapora un aire frío
    a las diez de la mañana.

    El estado de Jalisco,
    la linda Guadalajara,
    con su llanura admirada
    y en artesania tan rico.

    Saliendo de Zacatecas
    donde la recta se pierde,
    contemplando el llano verde
    el labio allí se reseca.

    El estado de Cohahuila
    con el pueblo de Saltillo,
    parece un pueblo sencillo
    por lo que allí se perfila.

    Nuevo León de Monterrey
    con su potencia industrial,
    es muy digno de admirar
    por sus bellezas en él.

    En San Luis de Potosí,
    con rumbo hacia Jurnajuato;
    allí comí ricos platos:
    los que me gustan a mí.

    El estado de Querétaro
    inmenso por su llanura,
    contemplando su hermosura,
    siempre debo recordarlo.

    En el estado de Hidalgo,
    -yo no me imagino nunca-,
    aunque el estado no es largo,
    tiene capital pachuca.

    Barquisimeto, 20 de Agosto de 1975

    Poema Navideño

    San José y la Virgen
    vienen del calvario,
    junto con el niño,
    rezando un rosario.

    Después se dirigen
    camino al Gevito
    y traen en sus brazos
    al Niño bendito.

    Allá los esperan
    en barrio Belisa
    para darle al Niño
    su mejor sonrisa.

    Prosiguen la ruta
    hacia Barbanera,
    San José y la Virgen,
    su fiel compañera.

    Hacen una pausa
    allá en el Cercado
    y todos bendicen
    al Niño Sagrado.

    Cantos de alabanza
    se oyen en Barrera
    al llegar el Niño
    que es luz verdadera.

    Cansados conducen
    su marcha al Molino,
    los dirige el Niño
    que es un ser Divino.

    Felices reciben
    al huesped de honor
    y todos exclaman:
    ¡Gloria al Salvador!

    Allá viene el Niño
    ya viene llegando
    San José y la Virgen
    lo viene cargando.

    ¡Oh Virgen bendita,
    brindame tu luz!
    Si tu no lo puedes
    dile al buen Jesús.

    Barquisimeto, 24 de Noviembre de 1984

    Poemas escritos por Luis Loreto Gil Alvarado

    Poemas dedicados a Luis Loreto Gil Alvarado

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Aceptar Cookies Más información